Lucas Villa: Porque son nuestros muertos

¡Nos están matando en Colombia !  La guerra en Colombia lleva más de 50 años.

Lucas villa de 37 años representa el grito perpetuo de jóvenes, adultos y porque no decirlo, de niños que ya son más conscientes de la sangre que baña a nuestro país entre insurgencia y fuerza pública, que muchas veces se levanta para ‘luchar’, ¡sí! luchar por ideales que rayan en el engaño y en contraponer ideales para robar sueños a través de la violencia, de las balas, de la sangre.
En las movilizaciones que empezaron el 28 de abril de 2021 y que aún persisten en la búsqueda de no solo la caída de la reforma tributaria, sino también la de la reforma a la salud Lucas parecía presagiar lo que se venía para su vida, el 4 de mayo expresó a un familiar por teléfono estas palabras: ‘Puede pasar lo peor huevon, todos para todos. Muchos podemos morir, porque ya hoy en día ahorita en Colombia ya estar en la calle, el solo hecho de estar en la calle es arriesgar la vida.
Todos podemos morir acá. Pero uno como va a dejar a su pueblo, uno como no va a salir a marchar, uno como no va a salir a protestar mañana 5 de mayo; toca asumir, que si toca irse toca irse, no hay otra, que el espíritu nos guie para que podamos sobrevivir y crear un mundo mejor.’
Anuncio
PUBLICIDAD
Villa se suma a casos como el de Jaime Garzón muerto en 1.999 el 13 de agosto, que, buscando la verdad, la justicia también lo cayeron balas asesinas que, aunque muchos quizá saben a manos de quien murió no lo dicen por miedo. Galán el 18 de agosto de 1989 en Bogotá y otros cuantos que pasan a ser solo referenciados como miles que han muerto; bajo un pensamiento que ellos consideraron justo, queriendo hacer visible tal vez la ausencia y la mezquindad de un estado que muchas veces prefiere invertir en aviones de guerra que en la salud y la paz.
Solo en el gobierno del presidente Iván Duque se invirtieron 4.000 millones de dólares para renovar los aviones de combate del país; y no solo es el presupuesto que se invierte en la guerra lo que asusta, Un informe del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, INDEPAZ, revela que en entre el 7 de agosto de 2018 y julio de 2020, lo que lleva Iván Duque como presidente, han asesinado a 573 líderes sociales y defensores de Derechos Humanos en Colombia.
Lucas en dibujo
Estos homicidios se han presentado en los 29 de los 32 departamentos de Colombia, en 125 de los 1123 municipios del país. En donde más han asesinado a los líderes colombianos ha sido en el Cauca que registra 162, Antioquia 76, Nariño 43, Valle del Cauca 42 y Putumayo 39.

Una mirada al liderazgo social y a la educación en Colombia

Muchos de esos líderes, aunque parezca extraño llevan formándose profesionalmente muchos años, simplemente por una razón que quizá parezca ilógica, pero de eso no tiene nada.
En Colombia no solo sé debe estudiar por 5 años una carrera universitaria de 10 u 11 semestres, a eso hay que sumarle especializaciones y doctorados que toman un tiempo largo. Según el ex viceministro de Educación Superior, Javier Botero el Si tenemos en cuenta que la deserción en el país está alrededor del 45 por ciento, esperaríamos que los otros 55 estudiantes culminen satisfactoriamente luego de cinco años. No obstante, después de seis años de haber ingresado a la educación superior, sólo 28 de cada 100 estudiantes se ha graduado, y los 32 que faltarían lo hacen en un tiempo mayor al esperado.
Pasados siete años, el porcentaje de graduados sube a 35 y sólo hasta luego de ocho años podemos decir que 40 de los 100 estudiantes que ingresaron se han graduado, 28 por ciento de los alumnos se gradúa luego de haber cursado 12 semestres. Así, el rezago es alto.
Lo cierto es que en este edén bolivariano curtido de sangre cualquier líder o gestor social puede pasar perfectamente como vándalo o como un mantenido bien muerto, ¡sí bien muerto!, lo que muchos desconocen por sumirse en su propio concepto errado de muchas cosas es que hasta a las personas con discapacidad les cuesta tiempo formarse a nivel universitario, algunos pasan tiempo, años en un quirófano porque primero está su salud. Pero aquí cualquiera cae muerto por dar amor, por abrazar, por darse y dar a los demás.
El ignorante, el terco, el dormido… despierte, nos están matando . Por hacer lo necesario, alcaldes y gobernadores pierden las funciones, se empieza a manejar la lógica de batallones, nos cobran impuestos para comprar más municiones. Nos da miedo salir a las calles del territorio que amamos.
Sigamos aquí, no pasa nada … ¡ nos recordamos en los corazones !
Separador

Deja un comentario